Cuando el funcionamiento continuo de la compañía sufre una brusca alteración, por motivos comerciales, técnicos y financieros.

Es preciso definir adecuadamente el problema y actuar rápidamente para recuperar la estabilidad y la confianza.