Implantación de medidas de reducción de costes, mejoras administrativas o reporting tras tomas de control de compañías recién adquiridas o fusionadas.

Evaluación en profundidad de las operaciones de la compañía para confirmar conclusiones de "due diligence" e identificar mejoras adicionales.

Plan de Acción y Seguimiento para cumplir el Plan de Negocio establecido en la compra de la compañía.

Refuerzo de equipo directivo para aprovechar el momento de cambio.