Son un elemento vital para la defensa de la empresa que es preciso gestionar adecuadamente para optimizar su rendimiento mediante análisis de causas, actuación metódica y rápida, y voluntad de cambio para afrontar un nuevo futuro.

Asumimos la administración de la sociedad minimizando responsabilidades de anteriores administradores.